10 abr. 2014

Escuelas que rompen… escuelas que crean



Ya sabéis de mi preocupación por encontrar espacios distintos, donde el aula no sean cuatro paredes simplemente, porque mi historia personal comenzó en uno de estos espacios.
Pues hoy gracias a mi amiga Rocío Garrido he llegado a uno de estos espacios, donde… cualquier cosa que os pudiese decir estropearía el vídeo que voy a mostraros a continuación.
Así que… os dejo verlo pero, ¡dejadme un comentario para contarme qué os parece!



Ser rebelde lleva la vida entera,
borrarte los privilegios de la piel,
inscribirte en la soledad del desacuerdo,
dejar atrás a los usurpadores....
No hay premio a una rebelde
más allá de poder regar sus flores en el tiempo que apropia,
salir a dar de comer a las aves una mañana donde el capital devora,
sonreír con los dientes maltrechos ante la desventura del desayuno,
ser indigente en la casa que nadie sueña.
Las rebeldes saben de qué están hechos los premios,
rechazan los mendrugos que lanza la mano del opresor.
Una rebelde tiene como único premio la vida,
porque de ella nadie se apropia,
en ella nadie la usurpa,
porque es la única tierra propia de cada rincón donde duerme.
Su rebeldía alcanza siempre a cobijar el
desánimo del progreso
y si de paso una rebelde tiene la alegría
en soledad, ha vencido al mundo
Doris Lessing

No hay comentarios:

Publicar un comentario